+34 941 483 301info@mushroomsvalue.comIdiomas

Saber comunicar y vender los beneficios de las setas

Los buenos comerciales saben que la comunicación es parte clave en su trabajo. Incluso muchos tienen sus propias metodologías, técnicas y normas, por no hablar de estrategias. A los hongos comestibles y medicinales les pasa un poco igual, a pesar de no ser sujetos, hay que dotarlos de herramientas para que también  puedan comunicar y ser capaces de defenderse en los canales de venta ante una avalancha de impactos que llegan al cerebro del consumidor. Si el producto es bueno, es cuestión de tener en cuenta algunas claves que permitan establecer un “diálogo” entre producto y posible cliente, de manera que este último pueda tomar una decisión. Saber comunicar hoy, más que nunca, es saber vender.

Ordenar los argumentos
Es necesario hacer un listado con los beneficios y bondades del producto y luego, ponerlos en orden de importancia según el conocimiento del público al que nos dirigimos. Todos los argumentos deben tener un fundamento, no se trata de inventar o engañar, no solo por los problemas legales que ello puede generar sino también porque el consumidor merece respeto, tienen capacidad para indagar y se decanta por aquello que le transmite seguridad.

La información no debe saturar
Son segundos lo que dedica el consumidor a elegir los productos que introduce en su carrito de la compra. Por lo tanto, una vez ordenados los argumentos es necesario filtrar y transmitir los más importantes para que a golpe de vista los encuentre ordenados de tal manera que elija nuestro producto o se tome unos segundos adicionales para leer los mensajes a los que hemos conferido un segundo o tercer nivel de visibilidad.

Utilizar un lenguaje comprensible
El consumidor debe comprender lo que el producto le está contando, hablar su idioma o al menos intentarlo. En oportunidades quizás no es fácil, pero hay que intertarlo, tratar de explicarlo con una breve frase que haga de los tecnicismos algo comprensible y útil. Hay que ser rigurosos y las normativas alimentaria y de sanidad nos lo recuerdan y exigen, pero no por ello el consumidor debe ser un experto para poder consumir nuestras setas. Hay que aprovechar los iconos o símbolos que son comprensibles con un solo golpe de vista aportan información. Y reducir o eliminar aquello que no tenga relevancia, menos es más.

Facilitar un medio de contacto
Y llamar a la acción, es decir, que una vez expuestos nuestros mejores argumentos, hay que impulsar o animar al consumidor a llevarse el producto con mensajes y también con algunas técnicas de marketing como las promociones. Como cualquier buen comercial, el producto debe facilitar el que te puedan localizar, saber más de sus posibles usos, forma de producción, etc. Un teléfono y una dirección como mínimo, pero gracias a internet las opciones están abiertas para que todos los días puedas aportar más y mejor información. Y que el consumidor te la aporte a ti y tus hongos comestibles o medicinales. Porque para saber vender, es necesario saber escuchar.

Entradas recientes

Leave a Comment